Semillas Incrustadas

Semillas Revestidas de Alta Pureza

Ventajas de las semillas incrustadas:

  • Alta pureza y vigor;
  • Semillas uniformes;
  • Mayor precisión y rendimiento en el plantío, con reducción de costos;
  • Excelente performance en el plantío aéreo (menor efecto de la deriva);
  • Reducción al ataque de pájaros y hormigas;
  • Mayor resistencia al estrés hídrico y mecánico;
  • Rapidez en la germinación y establecimiento de las plantas;
  • Ideal para la integración agricultura-ganadera;
  • Tratada industrialmente con fungicida e inseticida;
  • Disponible para todas las variedades.

Consulte uno de nuestros representantes o entre en contacto con nosotros por el e-mail contato@pasoita.com.br para sacar sus dudas.

Ventajas de las semillas incrustadas y texturizadas

(Enrique Moliterno – Ingeniero Agrónomo Semillas Paso Ita Ltda.)

Una de las cuestiones más importantes en la elección del tipo de semillas se refiere a su calidad, expresa como germinación, vigor y peso. En la agricultura, independiente del tipo de cultivo, la calidad de la semilla se expresa en el campo a través de la germinación rápida y uniforme, cubriendo el suelo en menos tiempo, aprovechando con eficiencia la energía solar y los nutrientes del suelo. En el caso de las semillas de forrajeras, esos factores implican en menor tiempo entre la siembra y el primer pasteo. Un concepto muy importante, rara vez llevado en consideración en la actividad ganadera, es el de “cosecha de la producción”. ¿Y que eso significa? Vamos analizar el ejemplo siguiente: Cuando un agricultor que invierte en tecnología para altos rendimientos resuelve sembrar soja, maíz o cualquier otro cultivo, más allá de hacer un buen preparo del suelo (o tener buena pajada, en el caso de plantío directo), él va a adquirir semilla de buena calidad, va tener corregido y abonado el suelo y va utilizar una plantadora en buena condición para establecer su cultivo. El objetivo es obtener el máximo rendimiento posible en solamente una cosecha. Por su vez, cuando un ganadero resuelve formar un pastaje, mismo que el no piense en el concepto de “cosecha”, de hecho, su pastaje ofrecerá varias cosechas a lo largo de su vida útil. Cada pastoreo es eso ahí: una cosecha; cosecha de una masa de hojas producida por el pastaje que debe ser cosechada eficientemente por las bocas que componen la capacidad del ganado. Vamos a considerar más una comparación: soja, maíz, sorgo, algodón, etc. deben ser sembrados todos los años, envolviendo costos fijos y variables de magnitud diferente. Un pastoreo de pasto Brachiaria (Braquiarão, Decumbens, Ruziziensis, Piatã, Xaraés, Paiaguás) o hierba Panicum (Mombaça, Tanzânia, Aruana, Zuri) es compuesta por gramíneas perenes, o sea, capaces de manterse en pastoreo por años, sin tener que ser resembradas. Claro, para que eso acontezca, el pastoreo debe ser considerado como un cultivo, para el cual existe tecnología capaz de ayudar en el sentido de obtener varias cosechas de forraje al largo de los años.

El primer aspecto a considerar es donde va ser sembrada esa semilla. ¿Es un área nuevo? ¿Es en rotación, sobre área de labranza o es reforma de pastaje? Sea cual fuera la situación hay un aspecto común a todas ellas: la mejor semilla del mundo no podrá formar pastaje buena y persistente se no tiene buenas condiciones de estructura y fertilidad del suelo. A partir de ahí viene la elección de cual/cuáles especies sembrar y el tipo de semilla a adquirir.

El portafolio de especies y cultivares ofrecido en el mercado brasilero de semillas de forrajeras tropicales es amplio, no obstante, la calidad de la semilla comercializada puede variar enormemente, en función de la cosecha por “barredura” ser el método más común. Por causa de factores intrínsecos a estas especies, como maduración des uniforme de la semilla, degrana y adormecimiento, la cosecha en el cacho (inflorescencia) rinde una semilla de baja calidad, al ser la mayoría inmadura. Por su vez, las sucesivas capas de semillas que maduraron y cayeron en el piso componen la semilla “de calidad” (desenvolvió el embrión y maduró), aunque lo que está en el piso pueda ser también semilla vacía (chocha), junto con semillas de otras especies (mezcla varietal o de plantas dañinas). En la Figura 1 se pueden observar semillas de Brachiaria brizantha del cultivo Piatã listas para ser “barridas” (cosechadas del piso mecánicamente). En un visual más amplio, en la Figura 2 se presenta la condición del área que va ser cosechada, que permite tener una idea de la limpieza de la misma en relación a la posible contribución de semillas de plantas dañinas al total del material que será barrido por las cosecheras. El resultado práctico más importante de este proceso es que el material cosechado presenta un nivel de contaminación muy importante, siendo la semilla pura el material con menor porcentaje en el no volumen total cosechado.

Figura 1. Semillas de la cv Piatã de Brachiaria brizantha listas para ser cosechadas del piso por el sistema de barredura. 
(Foto: Ingeniero Agrónomo Semillas Paso Ita.)


Figura 2. Visual del material a ser barrido por la cosechadora en un semillero de Brachiaria brizantha cv Piatã en los campos de producción de Semillas Paso Ita, en Luís Eduardo Magalhães, BA. 
(Foto: Ingeniero Agrónomo Semillas Paso Ita.)

Es por ese motivo que el beneficio de las semillas de forrajeras debe ser suficientemente riguroso para eliminar la mayor parte de las impurezas que acompañan cualquier lote que venga de la labranza. Resultante de esta realidad, la legislación brasilera establece valores mínimos de “Pureza” y de “Germinación”, siendo ambos los componentes que determinan o “Valor Cultural” o “VC” de un lote de semillas. En cuanto a la “Pureza” se refiere al porcentaje por peso de semillas puras (de la especie de interés) en la muestra para análisis, la “Germinación” indica el porcentaje de esas semillas puras que germinan y originan plántulas normales. Así, un lote con VC=50% significa que en cada saco de 10 kg o 20 kg, solamente 5 kg o 10 kg, respectivamente, son de semillas que podrán producir plántulas. El restante del material inerte solamente adiciona peso, sin ninguna ventaja. Es allí que la tecnología en la producción de semillas de forrajera comenzó a proporcionar soluciones para la mejora en la calidad de las semillas comercializadas.

El revestimiento de semillas, plazo que incluye las semillas pelotizadas, en gránulos, incrustadas, en cintas o en láminas, comenzó por forzar una mejoría en los niveles de pureza, principalmente en el caso de las semillas texturizadas y/o incrustadas, desde que eses procedimientos no modifican la forma de la semilla, solamente su peso final. Así, semillas de plantas dañinas y turrones, incrustados o texturas en proporción superior a la tolerada por la legislación, podrán ser fácilmente identificadas por su forma.

La incrustación a la cual originalmente fue creada para adicionar peso en la semilla con la intención de facilitar la plantabilidad, hoy es un vehículo efectivo para el tratamiento de semillas con fungicidas, insecticidas, macro y micronutrientes, promotores de crecimiento e inoculantes, disponible para las especies de forrajeras la misma tecnología que para los grandes cultivos. Consciente de la necesidad de elevar la base de calidad en la producción y comercialización de semillas de forrajeras, las Semillas Paso Ita inició el proceso de incrustación de semillas para toda la línea de productos ofrecida, atingiendo un padrón de calidad que le permitió ser reconocida como una de las principales empresas de semillas de forrajeras en el Brasil. Las semillas incrustadas y texturizadas (IG) de Paso Ita ofrecen dos grandes ventajas con relación a las semillas convencionales: La primera es el riguroso proceso de beneficio, que asegura que solamente semillas con padrón mínimo de 90% de pureza y 85% de germinación continúen para la incrustación y textura. En la Figura 3 se describe el proceso que lleva la semilla pura, de buena germinación, de la escarificación al proceso de incrustación y, por último, el acabamiento con grafito.

La segunda ventaja es la composición de esa incrustación, conteniendo macro y micronutrientes responsables por el desenvolvimiento más rápido de las raíces, que posibilitará la formación más rápida del pastaje.


Figura 3. Las etapas del proceso de calificación de semillas: semillas puras y escarificadas pasan por el proceso de incrustación, que más allá del caliza y yeso, adiciona macro y micronutrientes que ayudarán en el desenvolvimiento inicial de las plántulas. En la etapa final la textura es adicionado como acabamiento, visando facilitar el proceso de siembra.

En la producción de forraje, el proceso de afilamiento, perfilamiento o formación de nuevos afilos/macollos (todos los términos se refieren al mismo), es el más importante, al garantizar la continua formación de órganos productores de hojas y con capacidad de multiplicarse vegetativamente, o sea, generar individuos genéticamente semejantes y con la misma capacidad de producir hojas y multiplicarse. Para que eso acontezca temprano en el ciclo de formación de pastajes, la plántula en desenvolvimiento debe tener acceso rápido a los macronutrientes en el suelo -aquellos como el fosforo (P), potasio (K), calcio (Ca), magnesio (Mg) e azufre (S)- y carbono (C), Oxigeno (O) e hidrogeno (H), que son retirados del aire y del agua. Cada uno de esos nutrientes desempeña un papel importante en el metabolismo general de las plantas, por los cuales son absorbidos en mayor cantidad (de ahí el “macro”), más en nivel de cada célula, los micronutrientes –boro, cobre, hierro, molibdeno, manganeso, zinc, níquel, cobalto y cloro- desempeñan funciones esenciales, y si no disponibles en los niveles necesarios (pequeñas cantidades, de ahí el carácter “micro”), el crecimiento de las plantas quedarán comprometidas. Todos los suelos agrícolas, pero particularmente aquellos del bioma Cerrado, por su composición física y química, son considerados de baja fertilidad, o sea, incapaces de proporcionar nutrientes (macro y micro) en niveles compatibles con buenas producciones.

Es obvia la necesidad de corregir los suelos (reduciendo la acidez, de forma de aumentar la capacidad de ese suelo de retener nutrientes macro y micro y disponibilizarlos para las plantas), así como de fertilizar, para adicionar los nutrientes en variedad y cantidad suficiente. La semilla IG Paso Ita proporciona fósforo, calcio, magnesio, cobre, manganeso, silicio e zinc, una combinación de macro y micronutrientes que está rápidamente disponible para ser absorbida por las raíces de la semilla, ayudando a un crecimiento inicial más rápido.

En la Figura 4 se presenta un diagrama de como el revestimiento con macro nutrientes y micronutrientes que ayuda en las etapas inicias de formación del pastaje. El proceso de germinación inicia con la protrusión de la radícula, de la cual se originan las raíces seminales (de la semilla) que poseen vida corta, pero son las primeras a absorber agua y nutrientes para el embrión. La presencia de los macro nutrientes y micronutrientes en el revestimiento de las semillas IG Paso Ita garantiza que ellos sean rápidamente absorbidos y asimilados por las plántulas, acelerando su desenvolvimiento. El resultado más importante es la formación más temprana de las raíces adventicias, originadas en los nudos.


Figura 4. La absorción rápida de los nutrientes del revestimiento de la semilla ayuda al crecimiento y producción de raíces adventicias, que son las que garantizan la nutrición de la planta adulta.
(Diagrama elaborado por E. Moliterno, Ingeniero Agrónomo, Sementes Paso Ita).

Basales de los macollos es que los nutrirán al largo de su vida. Cuanto más rápido el proceso de formación de raíces adventicias (Figura 5), más rápida la formación del pastaje, pudiendo adelantar en más que una semana el primer pastaje, si la siembra ocurrir luego después al inicio de la estación de lluvias.

El proceso industrial de incrustación y texturizado de las semillas permite adicionar, más allá de los nutrientes esenciales, un abanico de otros productos para asegurar la obtención de plántulas sanas y vigorosas. Ejemplo de eso es la opción del productor encomendar semillas Paso Ita con fungicida e/o insecticida, garantizando protección contra hongos que infeccionan a radícula e insectos succionadores que debilitan las plántulas.

El padrón riguroso de beneficio de semillas y la utilización de tecnología para proteger y vigorizar su desenvolvimiento en plantas productivas hacen de las semillas Paso Ita, productos de calidad, orientados en prol de una ganadería de corte y leche que demanda soluciones efectivas en cuestión de alimentación.


Figura 5. Plántula de Brachiaria brizantha de 20 días, mostrando las raíces seminales junto con raíces adventicias incipientes. La formación de macollos secundarios denota precocidad. 
(Foto: Ingeniero Agrónomo Semillas Paso Ita.)